Octubre, el mes de la raza

Por Laura Martínez Alarcón.

Aunque en España se conoce al 12 de octubre como el Día de la Hispanidad, todo parece indicar que este año, dada la enorme cantidad de latinoamericanos que vivimos en la península, éste será el mes de la Raza.

 

Madrid prepara, por segundo año consecutivo, lo que ha llamado “la gran fiesta de la diversidad iberoamericana” o, lo que es lo mismo, una semana dedicada al arte, la cultura y la creatividad de aquel lado del mundo. La segunda edición del festival Viva América arrancará simultáneamente en ciudades tan diferentes como Bogotá y Tenerife, mientras que la capital española será, al mismo tiempo, la capital cultural de nuestra América Latina.

No es para menos. Decíamos en una colaboración anterior que España se ha convertido en el país más multiétnico de la Unión Europea, al ser el primer receptor de inmigrantes del mundo después de Estados Unidos. Cerca de 4 millones y medio de extranjeros vivimos en España y representamos casi el 10% de la población total. Un reciente documento del Centro de Estudios Demográficos de la Universidad de Barcelona señalaba que este intenso crecimiento de la población extranjera experimentada por España durante la última década es, sin lugar a dudas, una clara “latinoamericanización” del país. Según el Padrón de Población del 2005, 40% del total de extranjeros es de origen latinoamericano, siendo los ecuatorianos el grupo más numeroso.

Sin embargo, esto puede cambiar debido a la crisis mundial y globalizante que nos esta acechando. El Banco Interamericano de Desarrollo ya lo indicaba el primer día de octubre: las remesas enviadas por los emigrantes latinoamericanos y caribeños desde Estados Unidos y España caerán este año, por primera vez, en casi 2% en términos reales. Otro dato: la crisis ha duplicado las solicitudes de inmigrantes, solicitantes de asilo y refugiados que quieren retornar a sus países. En siete meses, las peticiones de vuelta voluntaria se han disparado. De acuerdo con las organizaciones no gubernamentales que facilitan el retorno de los inmigrantes, como la Cruz Roja, la Organización Internacional de las Migraciones (OIM) y la Asociación Comisión Católica Española de Migración (ACCEM), en lo que va de año, 457 personas ya han solicitado volver, frente a los 447 que lo hicieron a lo largo de todo 2007. Estas son las malas noticias de un país, como España, que esta cambiando a pasos agigantados.

Las buenas noticias son, por un rato, la celebración del festival Viva América, Llama la atención el número de documentalistas mexicanos que presentarán sus trabajos así como un homenaje al poeta Tomás Segovia. En música, la banda sonora del festival corre a cargo de Julieta Venegas con su canción El Presente. Además, se festejarán los 90 años de Bebo Valdés y el mero día 12 habrá una marcha de carros alegóricos y música a lo largo del Paseo del Prado. Por cierto, la cocina y sus fogones no pueden faltar. Varios restaurantes mexicanos se han apuntado al jolgorio para ofrecer degustaciones de los platillos más típicos de la gastronomía nacional. Se contará también con la presencia de cocineros y chefs bolivianos, brasileños, colombianos y peruanos, entre otros. Ojalá el tiempo nos acompañe.

España se latinoamericaniza mientras México se españoliza con la reciente visita de los Príncipes de Asturias y la celebración del Primer Congreso de Cultura Iberoamericana, dedicado al cine y el audiovisual. Una de las preocupaciones más destacadas por la prensa española, a propósito de este encuentro realizado en el Distrito Federal, es la mejor manera de plantar cara al azote que afecta a la industria cinematográfica, a saber: las nuevas tecnologías, la presencia abrumadora de internet y la piratería. Más de 700 millones de personas en la esfera iberoamericana somos consumidores de películas y audiovisuales y el objetivo de este primer congreso es unir fuerzas y reflexionar sobre el futuro de esta industria cuya fortaleza radica, particularmente, en el séptimo arte que se desarrolla en Brasil, Argentina, México y España. Por cierto, en estos momentos, en Madrid, se presenta la exposición “México fotografiado por Luis Buñuel”, una selección de casi 100 fotografías de los “exteriores” que Buñuel atrapó con su cámara Leica en distintos rincones de México para realizar 12 de las 20 películas que filmó en nuestro país. Estas imágenes en blanco y negro han sido recuperadas por la Filmoteca Española y el Centro Buñuel de Cine de Calanda (Teruel, España) para homenajear al gran cineasta aragonés en el 25ª aniversario de su muerte, acaecida en la capital mexicana.

El otoño ha llegado a Madrid y con él las tan deseadas setas y los platos de cuchara, como las fabes, lentejas y alubias con chorizo, además de los potajes y los cocidos. Todo un festín para el paladar más exigente. Dice el escritor español Antonio Muñoz Molina que lo mejor de la temporada de otoño en Madrid es el otoño en si mismo. Y lo cito: “La luz dorada que roza con tanta delicadeza las cosas, el rubio de las últimas uvas, el rojo de vino de la parra virgen, el oro de los membrillos que doblan las ramas demasiado cargadas”.

¡Ah, la luz de Madrid! Un placer para los ojos y el corazón. ¡Hasta la próxima!