Las tres puertas más hermosas
Texto Jorge J. Jesús Carrillo

Las tres puertas más hermosas

Si bien la mayoría de los edificios antiguos ostentan majestuosas puertas que nos comunican con interiores esplendorosos, algunas de ellas se pueden considerar verdaderas obras de arte.

 

Siendo muy difícil señalar cuales serían las más bellas, podemos mencionar tres de ellas, que destacan por la belleza de su tallado.

Templo de Santa Inés

Moneda 26 esquina Academia
Centro Histórico
Ubicación en Mapa Central E-2

Perteneciente al convento de Santa Inés, el templo fue construido en el siglo XVII y reconstruido en el siglo XVIII con la intervención del arquitecto valenciano Manuel Tolsá. Sobresale de su entorno por la belleza de su gran cúpula.

Las magníficas puertas de madera tallada de sus portadas gemelas muestran el martirio que sufrió a los 12 años de edad Santa Inés, mártir cristiana nacida en Roma decapitada en el año 305 D.C. y a la vida de Santiago Apóstol.

 

Palacio de Iturbide

Madero 17
Centro Histórico
Ubicación en Mapa Central C-3

Construida en el siglo XVIII, la Casa de los marqueses de Jaral de Berrio y Moncada es obra del arquitecto Francisco Antonio Guerrero y Torres. En ella habitó el primer emperador de México Agustín de Iturbide al concluir la guerra de Independencia.

En la fachada sobresale su singular portada con dos atlantes sobre las puertas bellamente talladas en madera con molduras salomónicas de media caña, flores y chapetones que se integran armoniosamente a la rica fachada barroca del palacio.

 

El Sagrario Metropolitano

Plaza de la Constitución s/n
Centro Histórico
Ubicación en Mapa Central D-2

Obra del arquitecto Lorenzo Rodríguez, fue construido a un costado de la Catedral Metropolitana entre 1749 y 1768. En sus fachadas de tezontle sobresalen sus dos portadas de piedra en las que están representados los profetas y apóstoles del viejo y el nuevo testamento respectivamente.

Sus bellas y altas puertas de madera se encuentran ricamente talladas con molduras que forman un caprichoso e irregular entablerado del que sobresalen dos medallones con las imágenes de San Pedro con una casa y una llave en sus manos y a San Pablo con las cadenas con las que fue apresado en Roma.