Rumbo al Bicentenario del inicio de la lucha de Independencia.

imageLos países que se unieron al festejo y la llegada de sus representantes...
Capitulo 1

 

Al Inicio del año de 1910 la ciudad de México y todas sus instituciones, publicas y privadas, se encontraban listas para la celebración mas importante de la era moderna de México: Las fiestas del centenario del inicio de la lucha de Independencia.

image

 

El gobierno mexicano, encabezado en ese momento por el General Porfirio Díaz, tuvo gran interés de que se unieran a la celebración la mayor cantidad posible de países, para la cual se enviaron un gran numero de invitaciones, de las cuales fueron contestadas de manera afirmativa treinta y dos, un gran número si consideramos que el mundo de entonces sumaba tan sólo cincuenta y un países.

Dentro de los treinta y dos gobiernos que aceptaron la invitación, figuraron los mas importantes y poderosos del mundo como; Inglaterra, Francia, España y Estados Unidos.

Para el mes de septiembre de 1910, arribaron a México los enviados especiales de la mayoría de los países, unos por mar, a los puertos de Veracruz y Salina Cruz y otros por tierra entrando imagepor Nuevo Laredo. Además seis países designaron, con el carácter de enviados especiales para efecto de las fiestas del Centenario, a sus representantes de mayor jerarquía diplomática acreditados en México. Solamente tres países que habían aceptado la invitación no tuvieron representantes, estos fueron; Inglaterra porque su enviado especial no pudo dejar Londres a causa del luto impuesto por la muerte de Eduardo VII; Bolivia porque a causa de los conflictos internos el representante no pudo salir de su país y Santo Domingo cuyo representante designado no dio ninguna explicación.

A la llegada de las representaciones extranjeras y a las ceremonias de bienvenida y entrega de credenciales especiales siguieron los banquetes, recepciones, bailes y asistencia a inauguraciones y actos conmemorativos. De los actos que mas impactaron al público se encontraban los desfiles en la ciudad de México de militares y marinos que llegaron acompañando a sus representaciones y imageque arribaron a Veracruz a bordo de barcos de guerra. Alemania envió el crucero Freya, Francia la fragata Montcalm, Argentina la fragata Presidente Sarmiento, y Brasil también envió una fragata llamada Benjamín Constant. Los conjuntos militares fueron desembarcados en Veracruz desde donde fueron trasladados a la ciudad de México para, después de ser hospedados, desfilar en las celebraciones que se les fijaron.image

Los miembros de las representaciones especiales recibieron multitud de atenciones por parte del gobierno y sus funcionarios. Cabe mencionar que se dio alojamiento especial a los integrantes de las representaciones que por su número no podían tenerlo en sus sedes diplomáticas y también a aquellos que por su importancia requerían de alojamiento especial. Para esto la Comisión de Recepción y Aposentamiento designada por el gobierno, hizo la selección de los palacios y enormes residencias ofrecidas para este propósito por los principales miembros de la alta sociedad mexicana de ese tiempo.