Restaurante El Regiomontano

Por: Roberto Aschentrupp Toledo

aUna excelente calidad en sus productos así como un estupendo sabor a tradición definen al restaurante EL REGIOMANOTANO, especializado en cabrito norteño. Ubicado en la zona poniente del Centro Histórico, en la calle de Luis Moya 115 para ser más exactos, fue fundado en 1960 por Don Elías Salome Guerrero García originario de Monterrey Nuevo León.

El primer local se ubicaba en la misma calle pero más cercano a la Avenida Juárez, casi esquina con Independencia. Esta calle fué conocida como “calle Ancha” y pertenecía al antiguo barrio de San Juan, un barrio lleno de leyenda, historia y arte. Se dice que en esa calle nacieron los toreros Luis Procuna apodado ”el berrendito de San Juan” y Alberto Balderas, también llamado el torero de México, ambos grandes personalidades del toreo que murieron trágicamente. Este hermoso barrio de San Juan de Letrán o San Juan de la Penitencia está delimitado por las calles de Arcos de Belén, Bucareli, Av. Juárez y Eje Central Lázaro Cárdenas que originalmente se llamara San Juan de Letrán gracias a la Cédula Real del 18 de agosto de 1548 con el que se dio carácter formal al establecimiento del “Colegio para Mestizos de San Juan de Letrán” durante el período del primer virrey de la Nueva España, el insigne Don Antonio de Mendoza.

Otras construcciones religiosas se llevaron a cabo en el barrio como la Capilla de San Juan de la Penitencia donde ahora se encuentra la capilla del Buen Tono en la Plaza Ernesto Pugibet, o el Templo de Nuestra Señora de Dolores, en la calle del mismo nombre y que ahora ocupa el llamado Barrio Chino. También se dice que los vecinos de esta “Calle Ancha” (Luis Moya) defendieron valientemente a la patria durante la invasión norteamericana.

Este barrio pues, además de histórico, también fue un barrio bohemio, ya que aquí nació la estación de Radio la X.E.W y grandes cines como El Arcadia y El Orfeón, entre otros. Teatros importantes como el Ideal, de las hermanas Blanch que ayudaban a que sus calles se llenaran de gente que iba y venía y que también vivía y visitaba el rumbo.

El deterioro de la zona después del terremoto del 85 y los constantes cambios urbanos obligaron a los propietarios del REGIOMONTANO a mudarse al local, un poco más grande, que ahora ocupa desde el año de 1990. Este restaurante es un lugar bastante sencillo, carente de lujo, pero con un excelente servicio y en donde se puede degustar lo mejor de la comida norteña.

De entrada podemos ver el asador típico donde se cocinan los cabritos a la leña bañados en un adobo especial que les da ese sabor característico al pastor. En este magnífico restaurante se dan cita los clientes asiduos y las personalidades de la política y el medio artístico que gustan de la comida norteña.

z

a

z

Estos animales se crían en la zona norte del país, la de mayor producción de ganado menor, en la Comarca Lagunera (región localizada entre Coahuila y Durango). Allí se encuentra el rastro que surte al Regiomontano y cuenta con frigorífico y transportación propia que garantizan la calidad del producto. La carta inicia proponiendo las “Entradas Norteñas”, como el queso fundido con rajas y chorizo o bien las quesadillas con los mismos ingredientes, cualquiera de las dos presentaciones resulta un agasajo acompañados de una cerveza bien fría. De allí nos vamos a las especialidades que van desde el tradicional Machacado con huevo, una delicia muy ad hoc para el desayuno, hasta los exquisitos tamales norteños, pasando por las diferentes partes del cabrito como: La Cabecita, Los Machitos, La Costilla de pecho, la Paleta (lomo), La Riñonada (una de las más solicitadas), o la Cadera (entre la pierna y la riñonada), o la Pierna.

pTodas acompañadas con tortillas de maíz o de harina, unos exquisitos “borrachos” receta original de la casa y postre aunque también puede solicitarle al mesero un delicioso guacamole o una porción extra de frijoles y tortillas de harina.

La Carta del Regiomontano también ofrece exquisitos cortes como: Las Agujas Norteñas, El T Bone Steak, El Ribe Eye, el Filete abierto a la mexicana o el Alambre de filete o Arrachera, todos de excelente calidad. Así pues la visita a este rincón del Centro Histórico resulta un verdadero suceso gastronómico sobre todo para aquellos que gustan de la comida norteña.

El Regiomontano abre desde la 8 de la mañana para desayunos norteños y a partir de las 11 ofrece su típico cabrito hasta las 9 de la noche. También cuenta con servicio de banquetes.

Luis Moya #115 local 6 y 7
Centro Histórico
55 18 01 96
Roberto Aschentrupp Toledo Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla