Susurros de la Colección Franz Mayer

Museo Franz Mayer
Av. Hidalgo 45, Centro Histórico. Ciudad de México.
14 de julio, 2011 – 8 de enero, 2012
Martes a viernes: 10:00 a 17:00 hrs.
Sábado y domingo: 11:00 a 18:00 hrs.
$45.00 público general; $25.00 estudiantes y maestros.
Entrada libre a niños menores de seis años y adultos mayores de 60.

pEn el marco del festejo del 25 aniversario del museo se presenta Susurros de la colección Franz Mayer, exhibición que muestra la historia del acervo, destacando la labor del coleccionista de origen alemán. A través de fotografías, libros, documentos, piezas representativas y un interactivo, es posible conocer a este personaje, sus aficiones y transformaciones en el campo del coleccionismo; además de mostrar el proceso por el cual conformó su biblioteca.

A lo largo de 50 años Franz Mayer logró constituir un acervo de más de 11 mil piezas y 10 mil libros. El deseo de legar su colección a México estuvo latente desde la segunda mitad de la década de 1940, lo cual lo motivó a constituir un fideicomiso con el Banco de México para hacer posible el sueño de crear un museo que exhibiera su acervo, el cual se vio realizado el 15 de julio de 1986, once años después de su muerte. Franz Mayer-Traumann Altschul nació en Mannheim, Alemania, el 3 de septiembre de 1882; pasó los primeros años de su vida en su ciudad natal y después de vivir cuatro años en Londres, Inglaterra decidió en 1905 mudarse a México en donde llevó a cabo una brillante carrera en el área financiera. En 1933 abrigó la nacionalidad del país que lo acogió por más de 70 años; murió en su casa de la ciudad de México el 25 de junio de 1975.

Sus inquietudes no solo se limitaron al coleccionismo, su gran pasión. La fotografía fue otro de sus intereses, a través del lente de su cámara retrató por 20 años la diversidad cultural de México y de otros países que visitó. Sin embargo sus cacerías fotográficas por el interior del país representan la mayor parte de su producción. Hombre de múltiples intereses también sintió atracción por el cultivo de las más extrañas y delicadas orquídeas y claveles procedentes de diversas partes del mundo, así como por los deportes al aire libre: esquí, caza y pesca.

Pasión por el coleccionismo Franz Mayer tuvo una notoria afición por el arte decorativo. Desde su llegada a México en 1905 adquirió textiles, los cuales compraba como regalo y enviaba a sus amigos y familiares en Europa.

aSu desarrollo como coleccionista se puede dividir en cuatro etapas donde sus intereses, objetivos y enfoques se modificaron. Los objetos que adquirió fueron principalmente de origen novohispano, no obstante, también buscó algunas piezas asiáticas y europeas, pero en menor cantidad.

A lo largo de su vida reunió 9,500 piezas de arte, 1,400 azulejos y 10 mil libros, para lograrlo más de 150 especialistas, investigadores e instituciones como casas de antigüedades y subastas, nacionales e internacionales, lo apoyaron en esta tarea. Destacan personajes como Manuel Toussaint, Jorge Enciso y Martín Soria, Leopoldo Batres, Gonzalo Obregón, Salvador Miranda y Felipe Siegel, además de establecimientos como Sotheby´s, Christie´s, Galerías The Aztec Land y Galerías la Granja, entre muchos otros. De tal manera, poco a poco, durante más de50 años logró reunir la colección de arte decorativo más importante del país.

Franz Mayer se consideró a sí mismo como coleccionista a partir de 1923. Fue en ese año cuando adquirió las obras que dieron origen a los géneros que determinarían el desarrollo de su colección.

aA partir de 1931 comenzó a realizar las primeras compras de libros sobre arte, actividad que intensificó durante los siguientes años, logrando formar una amplia biblioteca. A lo largo de su vida, Franz Mayer reunió cerca de 10 mil libros, mismos que tapizaron las estanterías de su biblioteca. En este acervo sobresalen los libros como “objeto
de arte”, poco comunes en colecciones privadas, en donde se encuentran varios ejemplares antiguos, raros y curiosos; entre los que destacan tres incunables europeos como las famosas Cónicas de Nuremberg editadas en 1493, así como los misales encuadernados con plata, biblias, libros de coro, ejecutorias de hidalguía, además de libros conventuales, documentos históricos y partituras.

Franz Mayer tuvo un interés específico por la novela de Miguel de Cervantes Saavedra, El ingenioso hidalgo Don Quijote de La Mancha, de la cual logró reunir 766 ediciones en 13 idiomas, mismas que datan de 1605 a 1905.

Dedicó 40 años a la adquisición minuciosa de estas obras y definió su interés por adquirir ediciones anteriores a 1905. En 1939, Don Pancho, como le decían cariñosamente sus amigos, ya era un personaje conocido como coleccionista. Adquirió piezas relevantes dentro de la historia del arte occidental pertenecientes a los géneros de pintura, platería, cerámica y mobiliario. Transformó su preferencia por el arte europeo por una notoria predilección artística del periodo virreinal.

aDe 1968 a 1975, el estado de salud de Franz Mayer, los impedimentos de su avanzada edad y un gusto cada vez más específico en materia de arte, aunados a una serie de restricciones en el libre comercio de “antigüedades”, dieron como resultado un decremento sustancial en sus adquisiciones con respecto de las etapas anteriores. No obstante, la idea de formar un museo y la revisión de su acervo lo llevaron a conseguir aquellas piezas que, a su parecer, completarían su colección; platería del siglo XVI, tapices y escritorios parecían ser las obras que cerrarían los cabos sueltos que él encontraba.

De este modo Franz Mayer dejó preparado el terreno, tanto en lo legalcomo en materia de arte para que las piezas de su colección fueran exhibidas en un museo, “satisfaciendo así un goce artístico que alcanza plenitud en la posesión”.

Después de su fallecimiento en 1975, el fideicomiso y los patronos nombrados por este coleccionista, fueron los encargados de materializar su sueño. Lo realizaron llevando a cabo los inventarios correspondientes e iniciando la catalogación de los acervos así como la ubicación de un inmueble que resguardaría la colección.

El edificio seleccionado fue restaurado y se integraron las colecciones al mismo, lo que culminó con la inauguración de la primera etapa del Museo Franz Mayer el 15 de julio de 1986, el cual ha continuado a través de los años con la vocación que 0Mayer definió: “un museo de arte como forma de enriquecimiento a la cultura mexicana”, el museo abrió sus puertas para mostrar un acervo fruto de toda una vida de dedicación, regida por el criterio y gusto de un personaje: Franz Mayer.