El Presidente Díaz

aA cien años de su renuncia al poder y su autoexilio

Por: Manuel Magaña Contreras

El pasado 25 de mayo se cumplieron los 100 años de la renuncia del Gral,. Porfirio Díaz – 1830-1915 , a la Presidencia de la República para que el país no se ensangrentara por su causa. La Revolución Mexicana que tenía como caudillo a D. Francisco I. Madero empezó a triunfar con la fuerza de las armas al trasponer la frontera de EU a México y lograr triunfos definitivos como la toma de Ciudad Juárez.

 

El Gral. Porfirio Díaz , defensor de la Soberanía Nacional ante la intervención Francesa, es uno de los personajes de mayor interés del México Independiente. El militar y estadista que dio más de 30 años de paz a México, lapso durante el cual se produjo la primera etapa de progreso sostenido después de décadas de luchas intestinas entre los mexicanos, vivió en el Centro Histórico de la Ciudad de México.

Con su esposa doña Carmen Romero Rubio de Díaz, tuvo su domicilio en la antigua calle de la Cadena, hoy Venustiano Carranza .Su casa en un terreno que ahora forma parte de las oficinas centrales de Banamex, al oriente de la Plaza de “La Ranita”.

Texto de su renuncia

Clon la fecha señalada del 25 de mayo de 1911, el Presidente Díaz se dirigió a los CC. Secretarios de la Cámara de Diputados en los siguientes términos:

aEl pueblo mexicano, ese pueblo que tan generosamente me ha colmado de honores, que me proclamó su caudillo durante la guerra de Intervención, que me secundó patrióticamente en todas las obras emprendidas para impulsar la industria y el comercio de la República, ese pueblo, señores diputados, se ha insurreccionado en bandas milenarias, manifestando que mi presencia en el ejercicio del Supremo Poder Ejecutivo es causa de su insurrección.

No conozco hecho alguno imputable a mí que motivara ese fenómeno social: pero permitiendo, sin conceder, que pudiera ser culpable inconsciente , esa posibilidad hace de mi persona la menos a propósito para reaccionar y decir sobre mi propia culpabilidad.

“En tal concepto, respetando, como siempre he respetado la voluntad del pueblo y de conformidad con el artículo 82 de la Constitución Federal vengo ante la Suprema Representación de la Nación a dimitir sin reserva el encargo de Presidente Constitucional de la República, con que me honró el pueblo nacional; y lo hago con tanta más razón, cuanto que para retenerlo sería necesario seguir derramando sangre mexicana, abatiendo el crédito de la Nación, derrochando sus riquezas, segando sus fuentes y exponiendo su política a conflictos internacionales”.
Hasta aquí, en lo medular, la centenaria renuncia de D. Porfirio.

El 26 de mayo de 1911, a las cuatro y cuarto de la madrugada, el Gral. Porfirio Díaz y su familia salieron de la Ciudad de México rumbo a Veracruz. Donde el vencedor de la Intervención Francesa, creador de una época de paz y progreso y paz en el país, fue objeto, junto con su familia, de grandes honores. El 1 de junio se embarcó en el vapor alemán “Ipiranga”, rumbo a Europa.

HISTORIAL LIGADO AL PAÍS
aEl Gral. Porfirio Díaz es uno de los personajes más notables de nuestra Historia. Oriundo de Oaxaca, nació en 1830 y quedó huérfano al morir su padre José de la Luz Díaz, por lo que tuvo que trabajar para ayudar a su madre, doña Petra Mori al sostenimiento del
hogar. Se enlistó en 1846 en la Guardia Nacional para defender a México de la invasión norteamericana, pero no tomó parte en ella por cuestiones ajenas a su voluntad de defender a México de la agresión extranjera.

En la Intervención Francesa brilló su genio militar, especialmente en las batallas de Acultzingo en 1862 y en 1863 participó en la Batalla del Cinco de Mayo. Entre sus más brillantes triunfos están también, las batallas de Tuxtepec, Lo de Soto, Pinotepa, Huajuapam de León y sobre todo las victorias que obtuvo sobre Leonardo Márquez , así como en el sitio de Puebla, población que tomó el 2 de abril de 1867, la Batalla de San Lorenzo, La Carbonera. El 21 de junio tomó la Ciudad de México que imposibilitó toda opción para que Maximiliano, Miramón y Mejía, pudieran romper el Sitio de Querétaro, al no poder recibir auxilio con la derrota de Márquez.

El 15 de junio de 1867, el Gral. Porfirio Díaz entregó la capital del país al Presidente D. Benito Juárez.

ORGANIZÓ AL PAÍS PARA PROGRESAR

aEn su turno, cuando fue Presidente de México durante 30 años, hasta el día de su renuncia el citado 25 de mayo de 1911, organizó al país para sacarlo del estancamiento económico.

Por desgracia, la cuestión social no la pudo resolver, debido a la influencia de los capitales extranjeros que se oponían a la reivindicación de los derechos de obreros
y campesinos.

Como Presidente de México, realizó grandes obras. Entre ellas, la construcción de más de 20 mil kilómetros de líneas de ferrocarril a lo lago y ancho de país.

Las obras del Puerto de Veracruz, que lo convirtieron en puerto de Gran Altura, significó un paso adelante en el progreso de la nación. Artilló los puertos de Salina Cruz y tendió líneas telegráficas para comunicar a los mexicanos. Conmemoró con toda propiedad protocolaria y apego a la Historia de México, las fiestas del Centenario del inicio del Movimiento de Insurgencia. Transformó el centro de la Ciudad de México y heredó obras que son símbolo de nuestra nacionalidad, como el Monumento a la Independencia en Paseo de la Reforma que también es obra suya, así como el Hemiciclo a Juárez, inició la construcción del Palacio de Bellas Artes. Lo que hoy es el Monumento a la Revolución y sería la cúpula del Palacio Legislativo cuya conclusión lo impidió la situación política creada por la naciente Revolución Mexicana.

A cien años de su renuncia y exilio voluntario, hay muchos mexicanos que consideran justo que los restos del soldado y estadista, sean traídos a su Patria.

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla