La Enseñanza

Esta institucion, ubicada en la calle de Donceles, fue fundada por la Madre María Ignacia Alzor y Echeveste, quien dispuso de la fortuna familiar para abrir el primer convento de la Compañía de María en la Ciudad de México y educar a las niñas novohispanas bajo la protección de nuestra señora del Pilar, a quien está dedicado el templo.

Para empezar con el convento se compraron dos casas en la Calle de Cordobanes, hoy Donceles; en la cochera de estas casas se construyó la iglesia, razón por la cual quedó de pequeñas dimensiones.

aLa iglesia fue consagrada el 21 de noviembre de 1754, teniendo como titular y patrona a Nuestra Señora del Pilar, por Ángel tutelar el Arcángel San Miguel y por patrono a San Juan Nepomuceno.

La fundación del convento fue aprobada el 28 de noviembre de 1757. Por mediación del virrey de la Nueva España, Marqués de las Amarillas, recibieron una insólita reliquia de San Juan Nepomuceno, consistente en un nudillo del dedo índice del Santo, acompañada de una imagen de éste de 25 cm., confeccionada totalmente en oro y labrada con exquisitez. También se recibió una Sábana Santa, tocada con la original, venerada en Turín, Italia, y dos imagenes de la Santa Verónica, también tocadas con el original.

Su fundadora, la Madre María Ignacia había recibido como herencia de su madre una Virgen del Pilar, tallada en madera, que había estado durante nueve días tocando la imagen original que se encuentra en la ciudad de Zaragoza, España. Esta imagen fue colocada en el altar mayor de la iglesia. Al morir la Madre María Ignacia Alzor, en 1767, fue enterrada delante del comulgatorio de la iglesia. Se le conoce como “La Enseñanza la Antigua”; por ser una institución piadosa, con la única finalidad de educar a las niñas que ingresaban a este colegio; siempre gozó de la fama de haber formado excelentes damas en cualesquiera de los campos, como buenas hijas, esposas y madres de familia, razón por la cual fue el centro educativo que contó con alumnas descendientes de las principales familias de la Nueva España. A este colegio ingresaban, además de las ilustres alumnas, internas que pagaban una pensión moderada y quienes recibían alimentos e instrucción en las primeras letras, y también había las externas, niñas de condición económica muy pobre y cuyos padres no podían pagar la pensión. Además de enseñarles a leer y escribir se le dio especial atención a la enseñanza de la costura, llegando a ser este convento muy famoso por sus exquisitas labores de bordado y deshilado que entraban en franca competencia con las del colegio de las Vizcaínas. En 1867, con la entrada de las fuerzas republicanas a la Ciudad de México se dio la orden a todas las religiosas de desocupar sus conventos de inmediato. Este recinto se convirtió en prisión, posteriormente en Palacio de Justicia y hoy día funge como Archivo General de Notarias y como una oficina de la Secretaría de Educación Pública. La iglesia fue declarada monumento nacional el 9 de febrero de 1931.

La Iglesia
aLa construcción de la Iglesia de la Enseñanza la Antigua dio inicio en 1762, terminando de construirse en 1768. Su constructor fue El ilustre alarife Francisco Antonio Guerrero y Torres, Su fachada es de una sola portada, hecho poco común para las iglesias de la época que normalmente tenían dos portadas; cuenta con tres cuerpos, contados de manera horizontal y tres entrecalles, secciones horizontales. entre las columnas del primer cuerpo donde encontramos esculturas de San Miguel Arcángel y de San Juan Nepomuceno. En el segundo cuerpo las columnas son más esbeltas, con el propósito de evitar la sensación de pesantez en la portada. Entre las columnas encontramos las esculturas de San Benito de Nursia, del lado de la Epístola y de San Ignacio de Loyola, del lado del Evangelio.

Su imponente puerta está trabajada con tableros y clavos de hierro forjado. En el nicho superior encontramos la figura de San José, patrón de la Ciudad de México y arriba, en el óculo, la figura de la Virgen del Pilar, patrona titular de esta iglesia.

En la parte superior se encuentra un remate de forma triangular, símbolo de la Santísima Trinidad: Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo, siendo este ultimo representado por una paloma. Arriba de la representación Trinitaria se encuentra una hoja de acanto que sostiene una corona. Cuenta con un pequeñísimo atrio entre muros del que fue el convento-colegio y al que dividía originalmente en dos partes iguales.

La planta de la iglesia tiene forma de un octágono irregular, con un prolongado sotocoro que alberga cuatro retablos. El púlpito tiene cuatro medallones con las figuras de los Evangelistas, San Mateo con el ángel, San Marcos con el león, San Lucas con el toro y San Juan con el águila.

aLa iglesia tiene un total de seis retablos laterales y un retablo principal, todos en estilo ultra barroco, estilo típico del siglo XVIII, que consiste en la utilización de columnas estípites (pirámides truncados con la base menor hacia abajo). El recinto tiene diez pequeñas puertas de madera, con arcos de medio punto, que servian como confesionarios para las alumnas y religiosas del convento-colegio. En el altar, del lado derecho, junto a la reja del coro bajo, encontramos la Cratícula, se trata de un orificio por donde se daba la ostia a las internas, para cumplir con el requisito de no ser vistas por nadie. La base de esta reja es de piedra y en ella están esculpidas dos sirenas de colas entrecruzadas y sosteniendo un óvalo que ostenta un pozo, cuya profundidad es símbolo de sabiduría. En el centro de la Cratícula encontramos un triángulo que encierra el Ojo de Dios, en medio de una aureola, rodeado de follaje. El coro alto cuenta con un arco de medio punto, en el cual hay una reja labrada con ornamentos en forma de follaje, reja en cuyo centro, se percibe el emblema de la Compañía de María Nuestra Señora.

En este coro existe la sillería original que la Madre Alzor mandó hacer para las “Doce Sillas de Gracia”. Alberga también un órgano, que probablemente es el original.

Iglesia de La Enseñanza
Donceles nº 102
Centro Histórico