El primer encuentro del conquistador Hernán Cortés con el señor de la gran Tenochtitlan, Moctezuma Xocoyotzin.

Esto sucedió el 8 de noviembre de 1519 y se dice que se efectuó en el sitio que corresponde a la esquina que hacen las calles de República del Salvador y la Avenida Pino Suárez, de acuerdo con la traza y nombres actuales del Centro Histórico de la Ciudad de México. En dicha esquina se encuentra actualmente el Templo de Jesús Nazareno ( 1587- 1622) y que forma parte del Hospital de Jesús que fuera fundado por el propio Hernán Cortes. En uno de los muros de este histórico Hospital, en el interior de una urna, el 25 de noviembre de 1946, fueron encontrados los restos mortales del conquistador Hernán Cortés. Una vez que el descubrimiento fue atestiguado por un grupo de historiadores, arqueólogos y periodistas, el 9 de julio de 1947, los restos fueron depositados en uno de los muros de la iglesia de Jesús nazareno, lugar donde se encuentran hasta el día de hoy y que es señalado por una placa conmemorativa que instaló el Instituto de Antropología e Historia con el fin de señalar el sitio exacto donde se encuentran los restos de Hernán Cortes.

Al exterior, sobre el muro que da a la calle de Pino Suárez, se encuentra una gran placa de cantera que señala el sitio exacto donde dice la historia que se encontraron por vez primera Hernán Cortes y Moctezuma Xocoyotzin, personajes indispensables para la historia de México.

Vale la pena acercarnos a este sitio y tratar de imaginar ¿Cómo habrá sido ese histórico encuentro?