El virrey de Mendoza, creador de los cimientos culturales en Nueva España

Por: Don Manuel Magaña Contreras

Los cimientos culturales que hicieron de la Nueva España la nación más culta del Continente Americano, fueron creados por el primer virrey de la Nueva España, don Antonio de Mendoza, conde de Tendilla, quien durante 15 años – 1535-1550 -, claves para el futuro de nuestra nación, desempeñó el cargo con una visión que le permitió emprender una obra de gobierno que tuvo gran trascendencia y llega hasta los días del México independiente. Para José Vasconcelos, todo el que se sienta mexicano, “quien quiera que piense en grande” para bien de México, tiene que volver los ojos al Plan de Cortés, al Plan del Virrey de Mendoza, porque entonces el mapa de nuestro territorio patrio se engrandeció y empezó a integrarse en un proceso cultural que la define, la fortalece y la unifica y le da su personalidad ante el mundo.

 

Don Antonio de Mendoza se vio obligado a intervenir directamente en la “guerra del Mixtón” – 1541 -, motivada por la rebelión de indígenas en el Occidente del país, para consolidar el avance territorial de la Nueva España, después de que Cortés ya no estaba en territorio novohispano.

Su participación en esos hechos dan origen a las críticas que le hacen sus adversarios que no le han faltado a través de los siglos.

Que residió en La Merced y Tlalpan
ferAl virrey de Mendoza – 1492?-1552 -, se le atribuye el fortalecimiento del hoy barrio de La Merced, como la zona residencial aristocrática para la clase gobernante en la capital de la Nueva España. Sin que se precise el punto exacto por el paso del tiempo, se presume que vivió en este perímetro, tan cómodo entonces para el trabajo y las cercanías con el hogar.

Todavía en nuestros tiempos hay huellas de la casa que en Tlalpan tenía el buen virrey, donde solía permanecer en los días en que sus arduas responsabilidades lo permitían. Estableció D. Antonio de Mendoza, el precedente de un buen gobierno, porque durante su mandado, fueron puestas en marcha obras e instituciones que son claves para la dotación de servicios y el desarrollo cultural propio de una nación que en aquél entonces empezaba a integrarse.

El historiador Virgilio M. Galindo – “Artes de México” -, opina: “Don Antonio de Mendoza fue escogido como lo fueron los primeros virreyes, entre grandes personalidades de España y su gobierno resultó brillante, constructivo y favorable a los naturales; puso coto a tanto abuso y a tanta explotación.”

Gobernante probo y trabajador
libTenía gran iniciativa nuestro personaje, durante sus viajes al Occidente de México, al territorio de la Nueva Galicia, para atender las cuestiones relativas a la rebelión caxcanachichimeca, fundó la Villa de Zamora, el 11 de noviembre de 1540 y Valladolid – hoy Morelia -, el 18 de mayo de 1541. En Zamora fundó también un fuerte, cuya ubicación puede, en nuestros días, adivinarse en su traza urbana.

Promovió el desarrollo de la agricultura y la ganadería. Reparó el camino a Veracruz e inició el de Guadalajara. Cuando inició su mandato al llegar a la Ciudad de México el 15 de octubre de 1535, da todo su apoyo al plan de traer y hacer funcionar la primera imprenta que hubo en la Nueva España. De esta forma en el año 1539, Juan Pablos estableció una sucursal aquí, de la imprenta sevillana de Juan Cromwell.

Parece ser que el primer libro impreso fue el denominado “La Escala Espiritual”, de San Juan Clímaco. Funda el virrey, la Casa de Moneda, en base a la Cédula Real del 11 de mayo de 1535. No se dio reposo y solicita la erección de la Real y Pontificia Universidad de México, lo que dio origen a la Cédula Real del Emperador Carlos V, de fecha 21 de septiembre de 1551, cuyos cursos empezaron el 25 de enero de 1553, institución que durante el período virreynal, fue el Centro Superior de Cultura.

El Colegio de Santa Cruz
ferUna de las grandes realizaciones del obispo fray Juan de Zumárraga y el primer virrey de la Nueva España, consistió en la fundación del Colegio de Cultura Superior de Santa Cruz, en Tlatelolco, en el año 1536.

Destinado a la formación de indígenas nobles, en el cual se formaron grandes maestros como fray Bernardino de Sahagún, alumnos distinguidos como Antonio Valeriano, considerado el primer historiador de Nuestra Señora de Guadalupe.

También a iniciativa del obispo Zumárraga y del virrey D. Antonio de Mendoza, en el año 1547 – según la “Historia Gráfica de México”, Casasola -, fue fundado el Colegio de San Juan de Letrán, destinado a la educación de los mestizos, cuyo número crecía a la parque avanzaba el mestizaje tanto cultural como sanguíneo.

freyOtra institución que menciona el autor de “Historia de la Iglesia en México”, José Gutiérrez Casillas, S. J. Es la denominada “Colegio de San José de los Naturales” destinada a incorporar a la cultura que empezaba a afianzarse en la Nueva España, a las personas originarias de estas tierras, puesto que la idea era que no se discriminara a nadie, sobre todo con el pretexto de la falta de preparación escolar.

El virrey D. Antonio de Mendoza, con el propósito de ensanchar los horizontes territoriales de la Nueva España, organizó diversas expediciones, entre ellas, la de “Cíbola”, en 1540 y la de California, en 1540 y 1542, durante la cual fue descubierto el Cabo Mendocino.

Otro de los trabajos realizados por nuestro personaje consistió en la recolección de los datos históricos fundamentales, para guardar la memoria de sucesos que no deben perderse ni ser olvidados. Envía una nave a España, con documentos históricos, pero todo esto se perdió porque en el camino, los piratas interceptaron el navío, en el cual se llevaron, entre otros valiosos originales, el llamado “Códice Mendocino”.

En 1550 se le ordenó trasladarse con el mismo cargo a Perú, donde murió en el año de 1552 don Antonio de Mendoza, que cimentó el futuro cultural de México.

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla