En el año de 1853 se escribió la letra del Himno Nacional

luxEn aquellos años esta casa, que actualmente lleva el número 48 de la calle de Tacuba, era habitada por la familia González del Pino, tenían una hija de nombre Guadalupe que sostenía una relación amorosa con el joven poeta Francisco González Bocanegra, (1824-1861), quien había llegado de su natal San Luis Potosí a dedicarse al comercio.

En el año de 1853, el presidente Antonio López de Santa Anna, lanza una convocatoria a todos los poetas mexicanos para que mandaran su propuesta de letra de un canto patriótico que sería el Himno Nacional.

Guadalupe, como buena joven enamorada, llevó la convocatoria a Francisco insistiéndole que trabajara en ese canto, ya que ella le aseguraba que sería el ganador.

liFrancisco, que en ese momento estaba entregado al romanticismo y a las interminables y alegres tertulias de la Academia de Letrán, donde acudía de manera regular, no hacía mucho caso a las súplicas de Guadalupe.

Una mañana, y ya casi por vencerse el plazo que había puesto el gobierno para recibir las letras, Guadalupe invitó a Francisco a tomar un refresco, el joven poeta acudió emocionado al llamado de su amada. Ella lo hizo pasar a una salita donde, previamente, había puesto suficiente papel, tinta y una pluma, le dijo que había olvidado algo y que debía salir un momento, así lo hizo, pero al salir, cerró la puerta por fuera con llave y, muy dulcemente, le dijo que no le abriría la puerta hasta que escribiera la letra del himno, que por ahí encontraría papel y tinta para hacerlo…

Alrededor de las 5 de la tarde pasó Francisco por debajo de la puerta unas hojas que en sus primeras líneas decían; “mexicanos al grito de guerra…”

A los pocos días se enterarían que la composición de Francisco fue elegida como ganadora de tan importante convocatoria.

De esta manera queda asentado que la letra del Himno Nacional la debemos al talento del poeta Francisco González Bocanegra, pero que esto no hubiera sido posible sin la voluntad de una joven mujer enamorada…