Cicatrices de la Fe

El arte de las misiones del norte de la Nueva España, 1600-1821

Antiguo Colegio de San Ildefonso
Centro Histórico de la Ciudad de México

 

 

En el esplendido marco del bellísimo Antiguo Colegio de San Ildefonso, fundado por los jesuitas en la Ciudad de México y construido en el siglo XVIII, se presenta una fascinante exposición que nos muestra la forma en que se llevó a cabo la intensa labor religiosa de los misioneros en el norte de la Nueva España que tenían como fin la propagación de la fe cristiana.

Cicatrices de la Fe, reúne por primera vez en México, más de 130 obras de arte, entre pinturas, esculturas, platería, textiles, muebles, mapas y libros, pertenecientes a colecciones mexicanas, estadounidenses y europeas, muchas de ellas salen por primera vez de su lugar de origen.

A través de un interesante recorrido se explica el difícil proceso de evangelización y colonización de las comunidades indígenas de una amplia región que abarcaba diversas geografías, climas e indígenas de diferentes etnias e idiomas, entre los que existían grupos sedentarios, seminómadas y nómadas.

Las Misiones del Norte de la Nueva España.

Las misiones franciscanas se establecieron en el occidente del país y al norte de Zacatecas y las llanuras de Texas, mientras los jesuitas, por su parte, se encargaron de los indígenas de las tierras fértiles de las cuencas de los ríos que fluyen hacia el Pacífico, en Sinaloa y Sonora, además, de Baja California.

Hacia 1769, los franciscanos ocuparon muchas de las antiguas misiones jesuitas y fundaron otras más en la Alta California.

Durante el difícil proceso de evangelización y colonización de las comunidades indígenas, florecieron diferentes expresiones artísticas realizadas por escultores, pintores, arquitectos y artesanos españoles e indígenas que fueron los creadores de excepcionales obras artísticas que ataviaron las misiones con pinturas, esculturas y objetos de culto y de uso que se pueden admirar en esta exposición.

Los misioneros viajaban acompañados de pinturas o esculturas que facilitaban su labor evangelizadora. Al principio colocaron en sus templos retablos improvisados que fueron sustituidos por otros, pintados o tallados que eran encargados a conocidos artistas o pintores de la capital, de la talla de Juan Correa, Nicolás Rodríguez Juárez y Miguel Cabrera entre otros.

En las misiones franciscanas predominaron las imágenes de Cristo crucificado y la Virgen María, a su vez, los jesuitas introdujeron la devoción a imágenes milagrosas europeas, como las Vírgenes del Pópulo, de Loreto, de la Luz y del Refugio, a las que se sumaron otras imágenes tanto icónicas como narrativas, que resaltaban las duras experiencias vividas por los misioneros en tierras lejanas e inhóspitas y se les mostraba haciendo milagros y como vencedores, aún en el martirio y en la muerte.

Los franciscanos encumbraban la imagen de San Francisco de Asís y destacaban el hecho de haber sido los primeros misioneros en América. Los jesuitas, en cambio, resaltaban especialmente a San Francisco Xavier, Apóstol de las Indias y modelo de misioneros.

La mayor parte de los objetos litúrgicos como cálices, candelabros y el vestuario de los sacerdotes eran importados desde Europa y de diferentes partes del virreinato, sin embargo, algunos (incluyendo pinturas y esculturas) se realizaron en las propias misiones con materiales, técnicas y mano de obra locales. Se sabe que los nuevos cristianos pronto aprendieron a utilizar herramientas europeas que les permitieron elaborar muebles, retablos, imágenes y esculturas, además, de trabajos textiles y de cestería que fueron muy apreciadas por su calidad.

En el Antiguo Colegio de San Ildefonso se exhiben magnificas piezas representativas de las misiones procedentes de los estados de Chihuahua, Coahuila, Durango, Baja California, Estado de México y Distrito Federal, entre las que destacan:

La escultura del Cristo de Domingo de Ramos del Templo de San Ignacio Coyachi; el estandarte litúrgico de la comunidad del Templo de Cristo Rey en Bocoyna, el Ángel de la Guarda del Templo de San Miguel Tutuaca y valiosas piezas del Seminario Arquidiocesano, traídas del Estado de Chihuahua..

Del Museo de las Misiones de Loreto en Baja California se presenta la escultura del Santo Entierro y el cuadro de San Gabriel.

La imagen de La Virgen de los Gozos, de la Parroquia de Santa María en Coahuila, advocación mariana muy difundida por los jesuitas y cuyo culto aún subsiste.

La imagen de San Francisco Xavier en éxtasis, perteneciente al Templo de la Profesa de la Ciudad de México, es una de las esculturas más antiguas tallada en madera de la ciudad de México y es exhibida por primera ocasión en una exposición.

Procede de Durango la escultura de la Virgen con el Niño, el retrato del Padre Hernando de Santaren, Mártir de la rebelión tepehuana, lienzo de Miguel Cabrera y la escultura milagrosa del Señor del Mezquital.

La escultura de San Francisco de Asís, del siglo XVI, que pertenece a la colección del Museo del Virreinato en el Estado de México.

Como podemos ver, bien vale la pena visitar el Antiguo Colegio de San Ildefonso, disfrutar de la belleza de sus patios y extraordinarios murales y adentrarnos en la titánica tarea de la evangelización realizada por los misioneros en el norte de México a través de la singular muestra “Cicatrices de la Fe”, que nos hará comprender y reflexionar sobre el largo y difícil proceso de la conquista espiritual y su importancia en el desarrollo histórico, artístico y cultural de nuestro país y la creación de nuestra identidad nacional.

 

CICATRICES DE LA FE.
El arte de las misiones del norte de la Nueva España, 1600-1821
Hasta el 30 de agosto de 2009.

ANTIGUO COLEGIO DE SAN ILDEFONSO
Justo Sierra 16, Centro Histórico

HORARIO
Miércoles a domingo de 10:00 a 17:30 horas.
Martes abierto hasta las 20:00 horas.
Informes: 57 02 63 78
www.sanildefonso.org.mx

ADMISIÓN GENERAL
Admisión general $45.00
Estudiantes y maestros con credencial vigente $22.50
Entrada libre para niños menores de 12 años, personas de la tercera edad
y Membresías de San Ildefonso.
Martes entrada libre.